Vas a fallar

0 Flares 0 Flares ×

fallarasMiguel Martín.

Suena duro, pero es así, vas a fallar, en algún momento de tu vida vas a fallar, puede que solo sea una mala racha, un mal año, un mes duro, una semana para olvidar o incluso un simple día que no salió como esperabas. Todo el mundo falla, todo el mundo, y eso te incluye a ti, me incluye a mi e incluye a cada persona que pisa este mundo, desde el más pequeño, hasta el más grande.

A Michael Jordan le echaron del equipo de baloncesto de su universidad porque “no era lo suficientemente bueno”, ahora es considerado el mejor jugador de todos los tiempos; a Steve Jobs le echaron de su propia empresa, más tarde volvió con su idea del iPod y se hizo multimillonario.

Hasta los más grandes fallan, esto es así, no puedes cambiarlo, no puedes estar en la cima siempre, porque para que haya momentos buenos tiene que haber momentos malos, para que un día llegues a rozar el cielo con tus propias manos, antes has tenido que saltar desde el mismísimo infierno.

Porque sí, esto es así, fallarás, inevitablemente fallaras, es algo inherente de la propia vida, pero un vez que fallas, una vez que estas dentro de ese mal año, que atraviesas un mes duro, que tu semana se está volviendo insoportable o que tu día da asco, una vez que tengas los pies en el infierno, llega el momento de saltar, y esto también es así, después de cada caída te levantas, ¿o acaso pensaste que esto iba a ser fácil? Si fuera fácil todo el mundo lo haría, pero no es así, levantarse después de una caída es algo obligatorio pero difícil, muy difícil, y por eso no todo el mundo lo hace, existen muchas personas que se quedan en el infierno, que no luchan por saltar, aceptan las realidad que se les ha dado sin un ápice de amor propio por salir de ahí, se resignan a fallar.

Pero también existe otro tipo de gente, la gente como tú y como yo, que se ha caído un millón de veces en la lucha por lograr su objetivo, pero que se levantó un millón de veces y una más, que no se resignó a fallar, que decidió que con los pies en el infierno, lo único que podía hacer era saltar, saltar hacia arriba, hasta lo más alto sin que nada ni nadie pudiera impedírselo. Esa gente es gente ganadora, somos gente ganadora, porque no dejaremos que nada nos pare, que nadie nos diga que no somos capaces de hacer algo, así que levántate, pon los pies en el suelo y no mires atrás, porque aún queda trabajo por hacer. Y recuerda, solo fallas de verdad cuando te rindes.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×
A %d blogueros les gusta esto: